Mitos y realidades del virus del papiloma humano

Mucho se habla actualmente del virus del papiloma humano, tanto que se ha caído en el sobretratamiento de pacientes. En el presente artículo abordaremos qué es el virus del papiloma humano, qué sintomatología presenta, cuáles son los factores de riesgo, cómo se llega al diagnóstico, el tratamiento a seguir y los métodos de prevención existentes.


El virus del papiloma humano (VPH por sus siglas en inglés) es una enfermedad de transmisión sexual que el condón no protege al 100%. Se ha relacionado y justificado con estudios de ADN que los precursores del cáncer cervicouterino son ciertos tipos de virus del papiloma humano oncogénicos.

En la mayoría de los casos, el papiloma humano que causa cáncer es asintomático. Hay ciertos tipos de virus que no son oncogénicos y que causan verrugas en el pene y en la vulva (labios mayores, menores, clítoris y periné), por lo que muchas veces la única sintomatología es la aparición de éstas. Sin embargo, estas verrugas surgen por otros tipos de virus del papiloma, tal como el 6 y el 11, que no son oncogénicos.

Los virus oncogénicos relacionados con cáncer son el 16 y el 18, los cuales se encuentran principalmente en el cuello cervicouterino.

El término oncogénico se refiere al potencial que tiene el virus para provocar mitosis en la célula; es decir, para causar reproducción celular y formación del cáncer.

Hoy día existen más de 155 tipos de virus del papiloma humano que han ido mutando. De estos, entre 15 y 20 son oncogénicos; es decir, que tienen el potencial de causar cáncer. Es por ello que si una mujer es diagnosticada con virus del papiloma humano esto no significa que tiene cáncer. El diagnóstico debe ser muy preciso y debe ser realizado por un ginecólogo que tenga experiencia en colposcopia, método ideal para detectar los virus oncogénicos.


El proceso de la colposcopia consiste en realizar una biopsia dirigida mediante una tipificación del ADN de la célula. Si la célula infectada tiene virus 16, 18, 31, 33, 35, 45, o 55, se trata de uno oncogénico. En cualquiera de los casos el tipo de tratamiento corresponderá al criterio del ginecólogo.

Es importante aclarar que el método de ver y tratar (see and treat en inglés) no es aceptable pues se mutila a muchas pacientes. Este método consiste en hacer una colposcopia, introducir un bisturí eléctrico, cortar el cuello de la matriz a la paciente y mandarlo analizar. La paciente podrá tener complicaciones a largo plazo, sobre todo en el momento en que se embarace.

Factores de riesgo para virus del papiloma humano oncogénicos

  • La enfermedad se relaciona con el sistema inmunológico del paciente. Mientras más joven sea éste, sus defensas son menos efectivas, por lo que es importante aplicar vacunas.
  • Mientras más joven se inicie la vida sexual el factor de riesgo es mayor.
  • El número de compañeros sexuales aumenta el riesgo exponencialmente.
  • En el crecimiento del virus oncogénico influye el tiempo de actividad sexual; es decir, si se tiene actividad con periodos de descanso o si estos son inexistentes y se tienen relaciones con varias parejas.
  • El tabaquismo es el inmunorepresor más importante que existe en el medio ambiente. Una mujer que fuma es propensa a padecer cáncer, ya que su sistema inmunológico se encuentra reprimido.
  • Si en una pareja la mujer es monógama pero su marido es promiscuo sexual (pareja conocida como de alto riesgo), ella podría padecer el virus del papiloma humano.


 

El Cuidado Perfecto para tu bebé Template by Ipietoon Cute Blog Design